El uso de stablecoins se ha generalizado en el ecosistema blockchain debido a la seguridad que da a los usuarios el uso de criptomonedas cuyo valor sea estable y no se vea afectado por las volatilidades de los mercados.

¿Qué es una Criptomoneda?

Una criptomoneda, criptodivisa, o criptoactivo es un tipo de divisa o moneda digital que sirve para intercambiar valor y que utiliza técnicas criptográficas para asegurar las transacciones, controlar la creación de unidades adicionales y verificar la transferencia de activos, apoyándose en  tecnologías de registro distribuido (DLTs). A diferencia de las divisas fiduciarias, las criptomonedas no están reguladas por ningún banco, gobierno, ni autoridad centralizada.

El concepto de criptomoneda fue descrito por primera vez por Wei Dai, en 1998, donde propuso la idea de crear un nuevo tipo de dinero descentralizado que usara la criptografía como medio de control.

La primera criptomoneda creada conocida fue Bitcoin en el año 2009. Posteriormente, se han ido creando otras criptomonedas como Ethereum, LiteCoin, Monero, Zcash, NEO, Cardano y EOS entre otras. En la actualidad, nos encontramos con cientos de criptomonedas diferentes, como se puede ver en el portal CoinMarketCap.

¿Qué son las Stablecoins y cuál es su origen?

Se llaman stablecoins a las criptomonedas que están respaldadas por monedas FIAT, materias primas, u otros activos, con el fin de que su valor permanezca estable en el tiempo. Es decir, son criptomonedas que tienen un valor fijo en relación con el activo que las respaldan. De esta forma, una stablecoin siempre debe permanecer estable en su valor a pesar de la alta volatilidad del resto de las criptomonedas en los mercados.

Por ejemplo, la stablecoin Tether (USDT) está respaldada por dólares estadounidenses y tiene un valor estable de un dólar por cada USDT. Independientemente de que el dólar estadounidense valga más o menos en los mercados, siempre 1 USDT tendrá el valor de 1 dólar estadounidense.

El origen de las stablecoins surge de la necesidad de intentar controlar la alta volatilidad que tienen las criptomonedas en el mercado, ya que esta situación supone un gran embudo en la adopción de las criptomonedas como medio de pago por parte de empresas y usuarios, los cuales no ven factible su uso en las transacciones diarias.

¿Qué tipos de Stablecoins existen?

Las stablecoins se pueden categorizar atendiendo al tipo de respaldo que utilicen para mantener su valor constante en el tiempo. Según este criterio, tenemos los siguientes tipos principales:

  • Stablecoins respaldadas por commodities: en este caso, la stablecoin está respaldada por activos fungibles como pueden ser  los metales preciosos, siendo común utilizar el oro o la plata. El respaldo se realiza fuera de la blockchain, mediante el depósito de las commodities, por parte de entidades que hacen de custodios de las mismas, por lo que el proceso está muy centralizado. Un ejemplo de stablecoin respaldada en oro es Digit Golden Token (DGX). Cada token DGX corresponde con 1 gramo de oro, independientemente de las fluctuaciones de tenga el valor del oro en los mercados.
  • Stablecoins respaldadas por divisas fiduciarias: es la forma más común de respaldo, siendo muy frecuente la creación de stablecoins respaldas por divisas como el Dólar, el Euro, o una bolsa de diferentes divisas fiduciarias. El respaldo se realiza fuera de la blockchain, mediante el depósito de las divisas de respaldo en entidades financieras en la misma proporción en la que se emite la stablecoin, por lo que el proceso está altamente centralizado, y requiere que se genere confianza entre los usuarios, a través de auditorías de terceros, para verificar y validar que las reservas fiduciarias se corresponden completamente con el suministro de tokens. Como ejemplo de stablecoins respaldadas por divisas fiduciarias, podemos nombrar a USD Tether (USDT), y TrueUSD (TUSD). En ambos casos, cada token USDT, o TUSD corresponde con 1 dólar estadounidense.
  • Stablecoins respaldadas por criptomonedas: a nivel conceptual, este modelo es parecido a de las stablecoins respaldadas con divisas fiduciarias, pero en este caso, la gestión del respaldo se realiza dentro de la blockchain mediante la implementación de Smart Contracts, lo que produce una descentralización del proceso. Las criptomonedas más utilizadas para realizar este respaldo suelen ser Bitcoin (BTC) y Ether (ETH), debido a su cuota de mercado, aunque este respaldo puede llevarse a cabo por una combinación de varias criptomonedas para evitar la puntual volatilidad que pueda tener una de ellas. Este tipo de respaldo, al producirse en la blockchain es descentralizado, eficiente y transparente, pero es muy complejo y a menudo le afecta la gran volatilidad que tienen los mercados de criptomonedas. Una de las stablecoin respaldadas por criptomonedas más utilizada en la actualidad es Multi-collateral DAI (DAI), la cual es gestionada por el proyecto MakerDAO, y tiene un valor vinculado al dólar estadounidense.

¿Todas las Stablecoins necesitan un respaldo?

Lo más común es que las stablecoins tengan el respaldo de algún activo, como se ha visto en el punto anterior, existen proyectos de stablecoins que no lo tienen. El respaldo vendría dado por la expectativa de que estas monedas retendrán un cierto valor durante un período de tiempo. Para ello, utilizan Smart Contracts con algoritmos que permiten expandir y contraer la oferta monetaria, copiando el modelo de los bancos centrales cuando crean o destruyen divisas fiduciarias. Si la demanda total de una moneda estable aumenta o disminuye, entonces su oferta cambiará automáticamente para mantener un precio estable. 

El objetivo principal suele ser obtener el precio de la stablecoin lo más cercano posible a 1 dólar estadounidense (u a otra moneda fiduciaria). Entonces, si una stablecoin de este tipo se cotiza por encima de 1 USD, esto significa que su suministro es demasiado bajo, por lo que un contrato inteligente emitirá más monedas estables hasta que su precio de negociación alcance 1 USD. Por el contrario, si la stablecoin se cotiza por debajo de 1 USD, esto indica que el suministro es demasiado alto, y habría que utilizar mecanismos para eliminar monedas de la circulación.

Aunque este tipo de stablecoins no son muy comunes, existen proyectos como USDX  o Ampleforth que implementan este sistema, pero no con tanta aceptación como los proyectos de stablecoins con respaldo de activos.

¿A qué desafíos se enfrentan las Stablecoins?

Aunque las stablecoins pueden ser extremadamente útiles, a día de hoy se enfrenta a varios desafíos que pasamos a describir a continuación.

Las stablecoins respaldadas por monedas fiduciarias están sujetas a las repercusiones de las acciones de política monetaria de los bancos centrales. Además, para generar confianza, se deben realizar auditorías para demostrar que las stablescoins en realidad están respaldadas por tenencias de efectivo en moneda fiduciaria. Por último, las cuentas que tienen la garantía fiduciaria podrían verse comprometidas por acciones gubernamentales no predecibles a priori.

Las stablecoins respaldadas por commodities necesitan de terceros, como los proveedores, los custodios y el proyecto en sí, para garantizar el pleno funcionamiento del sistema. También requieren un alto nivel de confianza a través de auditorías para garantizar que los activos se mantengan para respaldar la monedas. Además, el riesgo de intervención del gobierno en las commodities también es una preocupación para este tipo de monedas estables.

Las stablecoins respaldadas por criptomonedas tienen que lidiar con la volatilidad de los activos criptográficos en su proceso de gestión de colaterales, lo que, en casos extremos, podría llevar a que la moneda no mantenga su paridad.

Finalmente, las stablecoins no respaldadas se basan en nuevos conceptos técnicos y financieros que aún no han pasado la prueba del tiempo, por lo que de momento, no han tenido un grado de aceptación alto por parte de la comunidad.

En conclusión

La volatilidad  del valor de las criptomonedas que se da en los mercados conlleva que el usuario final perciba como un gran riesgo el uso de las mismas, en su día a día, para transferir valor, ya que puede hacerle perder poder adquisitivo en periodos de tiempo muy cortos. La creación y uso de las stablecoins viene a resolver esta situación, y debe presentarse como una gran palanca de cambio, que de la estabilidad necesaria, y que permita una mayor adopción del ecosistema blockchain por parte del público en general. El hecho de disponer de stablecoins que permiten intercambiar valor entre diferentes usuarios las 24 horas del día, los 7 días de la semana, de forma segura, transparente, y a bajo costo, supone un gran avance en los modelos comerciales y económicos tradicionales.